La detección del COVID 19 en las empresas

Desde que se levantaron las medidas del confinamiento y entramos en la nueva normalidad, no paran
de llegarnos noticias sobre los rebrotes. Algunos se deben a reuniones de familiares o amigos, otros
ocurren en hospitales…

Pero llama la atención que muchos se dan en los lugares de trabajo, con consecuencias que pueden ser muy negativas para el negocio. Esto nos lleva a pensar en la existencia métodos de detección del COVID19 en las empresas que se encuentran en mayor riesgo.

Si es así, ¿en cuáles?, ¿qué métodos sería mejor emplear? Te lo contamos a continuación.

¿Qué dice la ley?

Es cierto que sería ideal que tuviéramos test de COVID-19 masivos para aislar eficazmente los casos. Pero no existen tantos disponibles actualmente, así que se tiene que hacer una selección.

El Ministerio de Sanidad ha recomendado a las empresas no llevar a cabo test rápidos, según afirman en su publicación de las Instrucciones sobre la realización de pruebas diagnósticas para la detección del COVID-19 en el ámbito de las empresas.

Además, aunque los servicios de prevención de riesgos laborales deben colaborar con las autoridades sanitarias para frenar la expansión del coronavirus, el Ministerio afirma también que

«deben limitar la realización de pruebas diagnósticas [?] a los ámbitos de actuación descritos y establecidos por el Ministerio de Sanidad». Y, como nos recuerda la UGT, «la empresa no puede forzar a los trabajadores a someterse a estudios de anticuerpos o PCR de carácter preventivo».

La detección de casos de coronavirus

El mencionado documento del Ministerio de Sanidad te habla también cómo se detectan los casos de coronavirus en las empresas:

«se considera caso sospechoso de infección por SARS-CoV-2 a cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita».

El documento detalla los síntomas típicos, como fiebre y tos, y otros menos atípicos, como la anosmia
o la diarrea.

Pero hay un grupo muy amplio de contagiados que se quedan fuera de esta detección:

Los asintomáticos.

Las personas jóvenes o de mediana edad suelen sufrir síntomas más leves de coronavirus y esto coincide con las informaciones obtenidas de muchos de estos brotes en empresas. Y eso que los positivos asintomáticos solo se detectan cuando se llevan a cabo los test porque alguien en la empresa ha tenido síntomas.

Qué sucede cuando se detecta un caso sospechoso en tu empresa

Si en tu empresa alguien tuviera síntomas, es decir, aparece un caso sospechoso, se llevaría a cabo un PCR (o cualquier otra técnica de diagnóstico molecular adecuada) en las próximas 24 horas. Si el resultado fuera negativo pero hay alta sospecha de que se trate de COVID-19, se harían nuevas pruebas.

Según los resultados, se obtienen dos tipos de casos:

  • Casos sospechosos: Tienen los síntomas, pero todavía no se tienen resultados definitivos para
    saber si es positivo.
  • Casos confirmados: Que haya sido demostrado positivo por una de las pruebas, aunque no tenga
    síntomas.

Los casos sospechosos se notificarán diariamente y los confirmados deben notificarse obligatoriamente de forma urgente.

Además, todos los sospechosos y confirmados deben aislarse hasta que su PCR o prueba equivalente resulte negativa.

Dependiendo de los síntomas, se aislarán en un hospital o en su domicilio. En los casos confirmados es obligatorio un aislamiento mínimo de 14 días. También se llevará a cabo un estudio y seguimiento de los contactos estrechos de los trabajadores afectados y el resto de trabajadores tendrían que someterse al PCR.

Luz verde para los test preventivos

Es cierto que los empresarios no pueden obligar a los trabajadores a someterse a test preventivos sin que se hayan detectado síntomas o los contactos estrechos hayan dado positivo en los test de coronavirus.

Sin embargo, las empresas pueden llevar a cabo los test, pues no hay ninguna prohibición expresa y, además, pueden incluirse las pruebas para la detección del COVID-19 en los test de prevención de riesgos laborales, aunque estos no pueden sustituir nunca otras medidas de protección, como son el distanciamiento social y las medidas higiénicas.

¿Cómo se hacen las pruebas de COVID-19 en los test de prevención laboral?

En primer lugar, la empresa puede decidir si llevar a cabo estos test con todos los trabajadores o solo con los que crea convenientes, por estar más expuestos al contagio o a la transmisión del virus.

Además, la empresa debe notificarlo a los trabajadores y, en caso de no existir síntomas, podrían negarse a realizar las pruebas de COVID-19.

Las pruebas deben ser llevadas a cabo laboratorios homologados y se puede elegir entre tres tipos:

  1. PCR: Detecta el material genético del coronavirus SARS-CoV-2, y su resultado es positivo o
    negativo.
  2. Test rápido: Detecta los anticuerpos contra el COVID-19 y los resultados se obtienen en 15 minutos.
  3. Test serológico: Detecta la reacción inmunológica en sangre y permite saber si la persona ha
    pasado la enfermedad.

Para realizar los test tienes que contactar con compañías especializadas en prevención de riesgos laborales, igual que cualquier otra prueba de prevención laboral. Esta puede ser una buena manera para la detección del COVID19 en las empresas y ayudar a frenar la pandemia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *