Los nuevos Test de prevención laboral incluyen el COVID-19

La pandemia por coronavirus ha traído un gran número de cambios en nuestra vida cotidiana. En este sentido, las empresas han tenido que realizar (y continúan haciéndolo) un gran esfuerzo para adaptarse a la nueva normalidad.

De esta manera, han incluido planes de prevención laboral contra el COVID-19. En este artículo, te damos a conocer la necesidad de aplicar estos cambios, así como la forma en la que se están implantando.

¿En qué consisten los test COVID laborales?

Actualmente, son cada vez más las empresas que someten a sus empleados a la prueba de detección del coronavirus. Para ello, se apoyan en compañías especializadas en prevención de riesgos laborales.

Como verás más adelante, esto responde a distintas necesidades y obligaciones que puede tener el responsable del negocio. Sin embargo, aún no existe una normativa que regule aspectos como el porcentaje de trabajadores que deben someterse al proceso, la frecuencia o el tipo de prueba (principalmente, se distingue entre PCR y dos modalidades de test rápido).

Por este motivo, cada compañía ha elaborado un protocolo propio.

Al principio, solo se permitía realizar pruebas de detección a los trabajadores pertenecientes a servicios esenciales. Sin embargo, en esta etapa de la pandemia todos los empleados pueden disponer de un test, e incluso puede considerarse un derecho laboral relacionado con la prevención de riesgos.

Metodología para realizar los Test serológicos en empresas

#1. Se informa a la empresa sobre este tipo de prueba o Test serológico a los trabajadores.

#2. Se llevarán a cabo los Test . El test serológico detecta anticuerpos contra el virus COVID-19 en sangre, tiene capacidad de detectar anticuerpos de enfermedad actual o de enfermedad pasada.

#3. Los Test serológicos realizados por Semusad se entregan y son realizados por un laboratorio homologado.

#4. Semusad se hace cargo de informar a la compañía de la existencia de positivos, si los hubiera.

Finalmente, esos datos se hacen llegar a los responsables sanitarios de la Comunidad Autónoma. Ten en cuenta que no todos los sectores profesionales tienen el mismo riesgo de contagio.

Por ello, algunos tipos de empresas (especialmente las que reciban público), deben asegurar que el proceso de detección se realiza de forma periódica, así como complementarlo con otras medidas adicionales de higiene y cortesía respiratoria.

Necesidad de implantar test laborales Los nuevos test laborales contra el COVID-19 son, hasta el momento, la solución idónea para garantizar seguridad ante una situación inesperada provocada por un virus desconocido.

En otras palabras, las empresas están tratando de coordinar su vuelta a la actividad profesional con las circunstancias sanitarias extraordinarias. Tal y como has leído, la seguridad es el principal motivo.

De acuerdo con la legislación, todos los empresarios deben vigilar el estado de salud de sus trabajadores, incluso sin su consentimiento. Asimismo, si el negocio está abierto al público, está obligado a brindar un ambiente libre de riesgos a sus clientes.

Otra razón está vinculada con la productividad. Claro está que el parón de la actividad económica que tuvo lugar en el mes de marzo frenó el rendimiento de los negocios que se vieron obligados a cerrar (es decir, los considerados no esenciales).

Con la desescalada, las empresas han tenido que buscar una forma rápida de volver a su actividad habitual sin riesgo de contagio. Al llevar a cabo estas campañas de detección, numerosos negocios se ahorran meses de cierre y la pérdida de beneficios que eso conllevaría.

Con la llegada de la nueva normalidad y hasta que se descubra una vacuna eficaz, se deben tomar medidas preventivas para controlar la pandemia.

¿Cuáles son los nuevos test laborales contra el COVID-19?

Actualmente, existen tres tipos de pruebas para detectar el coronavirus.

PCR

Es el método que la OMS recomendó desde el principio. Se extraen muestras de mucosa y saliva para determinar si el virus se encuentra en el organismo.

Para ello, se analizan las reacciones en cadena que produciría en el interior de las células, exponiendo la muestra a temperaturas extremas. Los resultados tardan, por lo general, entre 3 y 6 horas, ya que se deben analizar en un laboratorio. No obstante, es la técnica más fiable, con un 90 % de precisión.

Es importante mencionar que dar positivo puede significar, igualmente, haber pasado el virus, ser asintomático o no haber desarrollado la enfermedad pese a haberse contagiado.

Test de anticuerpos

Se centra en la búsqueda de anticuerpos que el cuerpo haya creado al detectar la entrada del coronavirus en el organismo.

De igual manera, estos anticuerpos podrían lograr la inmunidad del paciente (tal y como sucede con otras enfermedades), aunque este extremo no ha sido confirmado todavía. Su principal ventaja es su gran rapidez. Se necesitan unos 15 minutos para conocer los resultados. Esto es lo que hace que sea el principal recurso de las empresas.

Test de antígenos

Es la forma más sencilla y rápida de obtener conclusiones, ya que hacen falta unos 10 minutos, generalmente.

Consiste en la búsqueda de antígenos, unas proteínas que rodean al virus para posibilitar que entre en las células y lleve a cabo el proceso de infección..

Si se detectan este tipo de proteínas, un papel con bandas se tiñe para indicar que el virus ha provocado una reacción en el organismo. Sin embargo, no detecta la enfermedad antes de esa infección.

¿Puede la empresa obligar a la plantilla a realizar las pruebas?

A grandes rasgos, la respuesta es . No obstante, conviene aclarar que cada caso es distinto, por lo que a veces se reduce a un acto voluntario y solicitado. El paso previo a la realización de pruebas consiste en informar al representante de la plantilla.

De este modo, será obligatorio para los trabajadores cuando esta sea la única forma de determinar si el estado de salud del empleado puede resultar un peligro para sí mismo, para los demás miembros de la plantilla o para personas relacionadas con la empresa.

Una vez que se hayan obtenido los resultados generales, la compañía deberá elaborar planes de contingencia que impliquen la baja laboral (o la vuelta al teletrabajo) de las personas que estén contagiadas y la supervisión de aquellos que hayan dado negativo.

Si es necesario, se realizarán nuevas pruebas cuando haya transcurrido un tiempo. Como has podido ver, la prevención laboral contra el COVID-19 pasa por la realización de test masivos a la plantilla.

Recuerda siempre la importancia de implantar y seguir con las medidas de higiene de manos, distanciamiento social y uso de mascarillas como recomienda los expertos en salud del Gobierno central.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *